Apuntes del WRC Rally de Monte-Carlo 2016

Pocas conclusiones se pueden sacar del Rally de Monte-Carlo. Por sus características y por ser la primera prueba del año es muy difícil determinar el nivel real con el que coches y pilotos arrancan la temporada.

Aunque sólo sea un Rally y con unos condicionantes especiales, el Rally monegasco ha dejado señales evidentes de que las cosas poco han cambiado, pero hay algunos matices que ahora veremos.

Ogier sigue siendo el claro dominador del Campeonato, está a un nivel extraordinario y el Volkswagen Polo R WRC se encuentra a la altura del tres veces campeón del Mundo. El piloto de GAP fue el único capaz de pasar por los difíciles tramos alpinos sin sobresaltos, algo que estuvo a la orden del día para todos los demás participantes.

©Michelin

©Michelin

El único capaz de seguir el ritmo al piloto francés fue Kris Meeke. El norirlandés del equipo Abu Dhabi Total Team, estructura que tras la “marcha” de Citroën del Campeonato patrocina a PH Sport de los coches de la marca de los chevrones. Y sin el apoyo oficial, Meeke fue el único capaz de plantarle cara a la toda poderosa dupla Ogier – Volkswagen.  Ni Latvala ni Mikkelsen estuvieron al nivel de ambos pilotos.

Que Meeke fuese el único capaz de plantarle cara a Ogier puede llevar a una, de entre muchas, conclusión: la falta de talento en el Campeonato del Mundo. Vuelvo a repetir que Monte-Carlo es un Rally muy particular, pero algo pasa cuando hay dos pilotos con el mismo coche que no pueden dar caza a su compañero.

Lo que más sorprende es que Meeke, con un coche claramente inferior al Polo, un DS3 WRC sin evoluciones oficiales, pueda estar en lucha por el liderato, mientras los demás son meros espectadores.  Al final, el ritmo de Ogier y la efectividad del Polo en asfalto llevaron a Meeke a atacar más de la cuenta y dañar su vehículo de tal manera que se vio obligado a abandonar.

La desigualdad en el certamen a parte de mecánica también es de habilidades. No dudo que los demás puedan estar al nivel de Meeke, pero cuando deberían estar no se les ha visto.

Y aquí quizás es cuando entra en juego Hyundai y su nuevo coche. Tras dos temporadas en el Campeonato del Mundo, aprendiendo y desarrollando el nuevo coche, llegan a la primera cita del año y no están en tiempos de los de arriba.

El equipo no ha estado a la altura de las circunstancias, pero ¿y los pilotos? Los problemas en la puesta a punto del coche parecen la principal causa de la falta de competitividad del coche en los primeros días de competición. El propio Sordo confesaba que tras modificar el set-up del i20 había mejorado muchísimo, alabando incluso el posible potencial del mismo. Pero esa puesta a punto debía haber llegado en los test previos, que hicieron muchos, y no durante el Rally con la consecuente pérdida de tiempo.

©Michelin

©Michelin

Pero ese problema no puede ser excusa en un equipo que presenta un coche para una sola temporada (en 2017 habrá un cambio de reglamentación) y que debe ser la del asalto al título. Gracias a los abandonos, Neuville pudo ser tercero y Sordo sexto con dos puntos extra en la Power Stage, salvaron los muebles. Pero hace falta mucho más.

En Suecia, donde el nuevo i20 WRC se podría adaptar mucho mejor (los pilotos comentan que el nuevo coche saca todo su potencial en zonas rápidas) ya no sirven las excusas. Tanto Paddon, que llegó a rodar mejor que sus dos compañeros de equipo con el antiguo i20, como Neuville y Sordo deben de poner en apuros a los Volkswagen.

En Ford M-Sport las cosas funcionaron mejor de lo previsto, o lo que a priori algunos pensábamos. Ostberg tiró de galones y experiencia para acabar en una magnifica cuarta plaza que le servirá para tener una buena posición de salida en Suecia. Por su parte el debutante Camilli demostró talento y arrojo, pero en una de las zonas más difíciles del Rally, donde se salieron Kubica y Paddon, el piloto francés de M-Sport también se salía. Hasta ese momento rodaba a sólo 3,6s de Sordo.

En el estreno del Ford Fiesta R5 Evo, Evans ganaba entre los WRC2 y demostraba que el coche tiene potencial para estar delante junto con los Skoda Fabia R5. Pero la duda es, ¿hasta qué punto la mejora del Fiesta R5 le permitió a Evans ganar o fue el talento del piloto de M-Sport que llevó el coche un punto más que los otros pilotos de la categoría?

El protegido de Loeb, Lefebvre acabó el Rally mejorando muchos sus prestaciones, veremos cómo evoluciona el piloto francés pero esperamos que pueda hacer un salto cualitativo esta misma temporada.

(C) Citroën

© Citroën

En el WRC2 José Antonio Suárez tuvo un Rally muy irregular. Se salió en diversas ocasiones de carretera pero en algunos tramos marcó tiempos espectaculares, acabó con dos scratch, incluso colándose por delante de algunos WRC. Dio señales muy positivas y lo más importante era aprender en esta difícil prueba.

Los otros españoles en el Rally, Fran Cima copilotado por Alejandro López, terminaban en cuarta posición final de la Clio R3T Trophy tras la exclusión del ganador, el italiano Luca Rosetti, por irregularidades en su coche.

En Suecia espero más igualdad, Mikkelsen el año pasado se quedó muy cerca de la victoria y este año con el mismo coche que Ogier puede plantar cara. Espero lo mismo de los Hyundai, los tres pilotos ya con el coche de 2016 y de Mads Ostberg con el Fiesta.

Related Posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies